Canto luctuoso por los océanos que mueren.

Llevó a los homínidos 1,9 millones de años, erguirse sobre sus extremidades inferiores y echarse a andar convertido en Homo erectus. Transcurrieron milenios de aprendizaje para que los hombres dominaran las herramientas utilizadas en la caza, la pesca y la agricultura, transformándose en Homo habilis, y de este; continuar su desarrollo a lo largo de milenios, hasta el Homo sapiens (del latín, homo ‘hombre’ y sapiens ‘sabio’); humanos con capacidades mentales que les permiten inventar, aprender y utilizar estructuras lingüísticas complejas, lógicas, matemáticas, escritura, música, ciencia, y tecnología.

En la actualidad, con dolor hemos observado la transformación del hombre sabio (sapiens), que llegó a estar en la cima de la pirámide animal por su inteligencia y raciocinio, hacia un ente biológico irracional, que tiene conciencia del daño que causan sus acciones y no vacila en destruir su habitas natural, el planeta en que vivimos, los ecosistemas marinos y terrestres a lo largo y ancho de la Tierra, en un absurdo afán de enriquecerse a toda costa.

Esta nefasta transformación, ha dado lugar en los últimos decenios, al egoísta y destructor humano que hoy puebla nuestro planeta: El homo absurdus, indescifrable e irracional.


Islas de plásticos.

Existen 5 descomunales islas de desechos plásticos en los cinco grandes giros oceánicos que se producen en el planeta.

Planisferio terrestre. Se muestran las 5 grandes manchas de plástico oceánicas.

El tamaño de islas de desechos plásticos pude ser comparado al de Estados Unidos o Europa y no detienen su crecimiento, porque cada año llegan a los océanos más de 8 millones de toneladas de plásticos.

Los giros oceánicos son gigantescos remolinos producidos por el movimiento de rotación de la Tierra y las corrientes de agua que generan los vientos que se mueven de los trópicos a las zonas polares. Estas corrientes actúan como cintas transportadoras en la que viajan los plásticos que pasan de las cotas hasta las profundas aguas del océano.

La isla de plástico más grande se encuentra al norte del Océano Pacífico, la cual se calcula que posee más de 2 billones de piezas y esquirlas de plásticos. Diez veces más unidades que las estrellas que existen en la Vía Láctea, y se extiende por una superficie comparable a tres veces la extensión territorial de Francia.

En conjunto, las 5 grandes manchas de plásticos que se han formado en los océanos, poseen más de 5 billones de piezas de plásticos, lo cual equivale a un peso aproximado de 270,000 toneladas.

Los ríos son las principales rutas por las que llega el plástico al océano, un problema que interesa en especial a Asia, donde se localizan 15 de los 20 ríos más contaminante del planeta: «Río Salween (también transliterado Saluén o Salawi); río Ganges (situado al norte de la India); río Indo (principal río de Pakistán); río Mekong. (recorre China, Birmania, Laos, Tailandia, Camboya y Vietnam) y el río Yangtsé (tercer rio más largo del mundo, discurre íntegramente por el territorio de China)».

El país contribuyente más comprometido en la contaminación oceánica de plástico, es China seguido de Indonesia, Filipinas, Vietnam, y Sri Lanka. Estos países en año 2010, generaron más de la mitad de los contaminantes plásticos producidos en todo el planeta.

La durabilidad del plástico hace más dramática la situación. En las gigantescas manchas depositadas en los ojeamos, aparecen plásticos de todo tipo, tamaño y material, desde sedales de pecas que pueden durar 600 años sin degradarse hasta a bolsas de plásticos que tardan en desaparecer al menos 10 años.

Contaminación de la cadena alimentaria marina, que termina en la intoxicación crónica de peces, aves, y de estos al hombre.

Antes de desvanecerse por completos por la acción del mar y el sol, los plásticos se convertirán en pequeños fragmentos que se incorporarán a la cadena alimentaria de los peces y aves marinas y de ellos pasa al hombre, en última instancia al ser ingeridos junto con parte de la dieta.

A día de hoy ningún país está dispuesto a sufragar el coste de retirar las exorbitantes cantidades de plásticos que hoy se acumulan en los océanos, pues estos depósitos, son considerados por el homo absurdus, como “tierra de nadie”, dada su extraterritorialidad.

Los acuerdos alcanzados para la protección y descontaminación de los océanos en Naciones Unidas y otros organismos internacionales afines, hasta día de hoy, constituyen un verdadero fracaso porque no gravan la producción de plástico, no son vinculantes y no establecen sanciones o penalidades para los incumplidores.

Lo más difícil será explicar a nuestros nietos, como la humanidad decidió convertir nuestros azules océanos en vertederos.

#LoRealMaravilloso

#PeriodismoCrítico

https://www.volfredo.com/


4 respuestas a “Canto luctuoso por los océanos que mueren.

  1. Estoy de acuerdo, que a este paso, poco le dejaremos a nuestros nietos, como nada, le dejaremos a nuestros bisnietos. Sin embargo, mucha, pero mucha responsabilidad, tendremos los que vivimos hoy y propiciamos o codyuvamos a la intensificación de este desastre ambiental. Una vez más, Lo Real Maravilloso, nos invita a desarrollar acciones individuales, diarias y sistemáticas, para salvar el planeta. Divulgar este tipo de artículos, de tanta, profundidad, como alcance, es una digna acción, Yo lo Haré…. Muchas Gracias, Amigo/Vecino, por poner a nuestra disposición, estas Herramientas, que se convierten en Armas, para luchar, a favor de nuestro ambiente.

    Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s