Narco-hipopótamos de Escobar, se dan a la fuga.

A comienzos de 1978, luego de buscar durante más de un año un lugar que dispusiera de selva, agua y montañas, donde asentar sus sueños, Pablo Escobar llega a las cálidas tierras del Magdalena Medio antioqueño.

Luego de transacciones millonarias, a lo Pablo Escobar, donde no se escatimaban la cuantía de las ofertas, ni la crueldad de las represalias si se rechazaban las transacciones, el Capo se hizo de la propiedad, de la finca “Valledupar”, que poco después rebautizó como “Hacienda Nápoles”, en homenaje a Al Capone, el célebre gánster estadounidense de los años veinte del siglo pasado, cuyo padre, Gabrielle, nació en la ciudad de Nápoles, Italia.

Pronto Pablo se hizo de las fincas aledañas y comenzó la construcción de su soñada megalópolis, la hacienda Nápoles cuya historia completa contaré en algún momento, porque hoy solo haré referencia al zoológico más inusitado de América, que el Capo en vida logró construir.

Se construyeron presas, ambientes protegidos naturales sin cercas visibles y se sembraron miles de frutales, como mango, naranja, guama y limón porque Escobar soñaba con entrar a la hacienda y coger las frutas frescas sin bajar del carro.

Decenas de especies exóticas fuero traídas de todo el mundo, con excepción de leones y tigres a los cuales Escobar guardaba respeto.

Decenas de especies exóticas fuero traídas de todo el mundo, con excepción de leones y tigres a los cuales Escobar guardaba respeto.

Pablo Escobar monta un elefante, mientras visita con su familia en zoológico de Texas.

Inicialmente, los animales eran traídos en barcos alquilados hasta el puerto antioqueño de Necoclí en el mar Caribe, distante cuatrocientos kilómetros de Medellín. Con posterioridad, como los viajes en barco eran demorados y los animales estaban expuestos a mayores riesgos, Escobar decidió traerlos en vuelos clandestinos, y encomendó la tarea a su amigo Fernando Arbeláez, quien alquiló varios aviones Hércules que aterrizaron en el aeropuerto Olaya Herrera de Medellín y otros aeropuertos clandestinos de la selva. Escobar en vida, nunca supo de límites ni limitaciones y este testimonio es una prueba de ello.

Solo hubo una especie de animal, entre las más de 160 importadas, que no se adaptó al hábitat de la hacienda Nápoles: las jirafas. Los seis animales que Escobar compró en el zoológico en Texas —tres hembras y tres machos— rechazaron el alimento y tampoco se acostumbraron a los comederos que hizo construir en la parte alta de los árboles.

No satisfecho con los animales vivos y libres, el Capo hizo construir varios dinosaurios y un mamut en tamaño real, que fueron hechos por un reconocido artista del Magdalena Medio conocido como “el Diablo” mucho tiempo antes de que Steven Spielberg estrenara la película Jurassic Park. Los enormes animales de cemento y vivos colores siguen todavía ahí. Tiempo después, en un allanamiento, las autoridades los perforaron creyendo que estaban llenos de dólares.

El afamado zoológico se construyó en tiempo récord y su éxito fue inmediato porque la entrada era gratis y los turistas podían recorrer el inmenso parque en sus propios vehículos. Es historia que un fin de semana feriado llegaron a entrar hasta veinticinco mil automotores. Familias enteras de todos los rincones de Colombia viajaban a disfrutar del lugar, que el Patrón de forma desinteresada mostraba a los visitantes a la vez que daba trabajo a cientos de vecinos de los alrededores, que llegaron a adorarle, porque de la noche a la mañana hizo sus vidas prósperas.


Un estudio del Instituto Alexander von Humboldt y la Universidad Nacional, señala que en la actualidad existen 133 hipopótamos en el territorio colombiano que han migrado del Magdalena Medio a la Depresión Momposina, lo cual representa una amenaza para especies nativas como el manatí, así como para los ecosistemas estratégicos del país.

La tasa de crecimiento de los hipopótamos colombianos es mayor a la registrada en África, por lo que el ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Carlos Eduardo Correa, convocó a expertos en biodiversidad y organizaciones internacionales para analizar el estado de la especie y “tomar decisiones frente a este fenómeno”.

En la actualidad se investigan los efectos ecológicos y socio-económico de la introducción del mega herbívoro africano, el Hippopotamus amphibius, de Colombia.

Narco-hipopótamos colombianos.

Existen muchas propuestas sobre el tablero y los científicos proponen desde dar contraceptivos a las hembras y esterilizar a los machos, hasta la erradicación de la especie invasora dándole muerte.

Paradójicamente, mientras el hipopótamo africano está en la “lista roja” de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) como una especie «vulnerable», la población de hipopótamos colombianos está en continuo crecimiento.

Considero admirable la actitud de las autoridades colombianas por conservar la integridad de los ecosistemas y preservar la vida salvaje del planeta, con una salvedad. Siempre existen peros y salvedades, ¡vaya redacción la mía!


11 respuestas a “Narco-hipopótamos de Escobar, se dan a la fuga.

  1. Interesante anecďóta cuantas cualidades en un ser humano como Pablo Escobar sin embargo tildado de el Capo y otras atribuciones que con estas públicaciones no logro ni mencionarlas un inmenso Zoologico y de gratis..pues veremos el destino de los hipopótamos..hoy estoy en Africa y se menciona mas el yacarey conocido como cocodrilo aunque en Nancoba pertenecieperteneciente a Cuándo cubanco existen muchos hipopótamos..esperemos próximo post

    Le gusta a 1 persona

  2. Sabíamos algo del zoológico de P. Escobar pero no de su detalle, los hipopótamos deberían repartirlo por toda Américayvel Caribe. Mantengo la duda con la adaptación de las jirafas, pues el jirafo de CA fue a operarse a La Habana, y ya quiere virar, y hubo tardes de solo apetecer mangos verdes según me comunicó un amigo mío.

    Le gusta a 1 persona

  3. Lo último , fue q se realizó un juicio en EE.UU y declararon a los hipopótamos dl Capo , como Personas Jurídicas para q no los puedan eliminar, ni recibir maltrató alguno. Revisa eso q esta interesante.

    Me gusta

  4. Vecino/amigo, te decía, q lo último q vi de este otro apasionante tema, relacionado con P. Escobar, leí q celebraron un juicio en EE.UU donde declararon Personas Jurídicas al listado de 133 hipopótamos, como Personas Jurídicas, para q no sean molestados, ni maltratados y puedan reproducirse normalmente. Esto fue como una Medida Protectora por primera vez umplementada, q te parece,. Revisa esa temática…Tu, lo adelantaste al inicio de estas crónicas: Hay mucha tela por donde cortar….creo q es la punta del iceberg, jejeje…:Todavía, tenemos temas vinculantes : tesoros en CAV y tesoros en Miami, en la casa de Pablo Escobar, encontraron uno, pero, puede haber muchos más…

    Le gusta a 1 persona

  5. Interesante comentario sobre el Zoológico del capo, ya sabía de su existencia pero no de los detalles, ni de los hipopótamos y su destino. Sigues presentando las fotos caras del capo entre el bien y el mal, controvertido personaje. Felicidades amigo una vez más

    Le gusta a 1 persona

Responder a ilianasmartin Cancelar la respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s