Soñemos un paraíso, con costa al mediterráneo: Arlés.

El 21 de febrero de 1888 Vincent van Gogh llega a Arlés, pequeño poblado del sur de Francia con costas al mar Mediterráneo, convencido de que el cálido clima y las pintorescas marinas, incluidos en la actualidad en la red de la Reserva Mundial de la Biosfera, le ayudarían a restablecer su cada vez más quebrantada salud mental.

Primero se instaló en una pequeña habitación situada en el Hotel-Restaurante Carrel, que sobrepasaba sus posibilidades económicas y no le permitía espacio suficiente para instalar un pequeño taller. Esta es la razón por la que lleno de motivaciones, busca su inspiración en espacios exteriores: en los campos de trigo, los pantanos del delta del Ródano y el canal del sur de Arlés, el cual reflejó en su conocida obra “El puente de Langlois”.

“Puente Langlois”: conocido como Puente van Gogh, que tanto recordaba al pintor su Holanda natal.

Fue este el periodo más creativo de vida del pintor, y en tan solo 15 meses de estancia en el pequeño poblado, concibió nada menos que 300 obras en su célebre taller de la Casa Amarilla, en plena calle, o en la exuberante y pintoresca naturaleza que rodea el diminuto poblado.

Es durante este fructífero periodo de creatividad, que van Gogh empezó a utilizar las pinceladas ondulantes y los amarillos, verdes y azules intensos que caracterizaron la obra pictórica de sus últimos dos años de vida.

Van Gogh, se mantuvo seguro, lúcido y aparentemente contento mientras plasmaba en sus lienzos diferentes aspectos de la vida cotidiana, del paisaje, y sus mundialmente famosos girasoles, las obras más conocidas del pintor.

El popular “Café la Nuit”, fue inmortalizado por el genial pintor durante su estancia en Arlés, y en la actualidad se mantiene como atractivo turístico para decenas de miles de peregrinos que llegan en busca de la huella e impronta, del afamado pintor impresionista.

Café la Nuit ayer y hoy.

Sin embargo, dada la imposibilidad de ofrecer una paga decorosa y su impulsivo y desordenado carácter, van Gogh tenía dificultades para conseguir que alguien posase para él, sobre todo si eran mujeres, porque no tenía dinero para pagarles. A los hombres le fue más fácil convencerlos, porque a cambio de su trabajo, invitaba a sus posibles modelos a una copa en la taberna. Con este sutil método, económico y a la vez efectivo, logró obras magistrales como los retratos del “El campesino”, el “Retrato de Patience Escalier”, “El zuau”, “El lugarteniente Millet” y “El cartero Roulin”, funcionario público al que van Gogh inmortalizó en sus retratos junto a todos los miembros de su familia.

Las razones de este encuentro mágico y fortuito se explican, como todo cuanto acontece en Lo Real Maravilloso, porque al llegar a Arles, van Gogh ocupó una pensión en la calle de la Cavalerie, muy cercaba a la residencia de la familia Roulin, razón que propició el encuentro y surgimiento de una verdadera amistad, una de las muy escasas amistades que el pintor de difícil temperamento, dispuso en vida.

“Retrato de un cartero”, óleos sobre lienzo, agosto de 1888.

Se especula, que al pintor le llamó la atención el cartero de aspecto poco banal, que medía dos metros de altura: Joseph Roulin, de 47 años de edad, portador de una barba castaña a dos picos, con la que no pasaba inadvertido con su bello uniforme azul, engalanado de oro.

“La familia Roulin” es un conjunto de retratos pintados por Vincent van Gogh en Arlés entre 1888 y 1889, de Joseph Roulin, su mujer Augustine y sus tres hijos: Armand, Camille y Marcelle. Esta serie es única en muchos sentidos. Aunque a Van Gogh gustaba y era hábil pintando retratos, le era difícil por motivos financieros y, sobre todo, por su tormentoso carácter, encontrar modelos. Por ello, hallar una familia entera que aceptara sentarse para sus pinturas (de hecho, para varias sesiones cada uno), fue una recompensa.

Joseph Roulin se convirtió en un buen y leal amigo, solidario con van Gogh durante su estancia en Arlés, amistad que mantuvo durante sus ataques emocionales e ingresos hospitalarios por desequilibrio mental. Para Joseph, representar para un hombre a quien realmente admiraba era importante en su vida, esa era su verdadera recompensa. Para Vincent, la familia Roulin, con sus hijos que contaban una edad de cuatro meses a diecisiete años, era la oportunidad de producir trabajos de individuos en varias etapas diferentes de la vida.


Luego de iniciada esta relación fraternal entre van Gogh y el cartero Roulin, ninguno de sus integrantes pudo suponer, que aquellos lienzos dónde el pintor ejecutaba su obra, con trazos nerviosos y gruesos, con colores primarios y vivos, ocuparían lugares cimeros en los mejores museos del mundo, como parte de sus más prestigiosas colecciones de arte, valuadas en cientos de millones de dólares y debatidas hasta las agresiones personales, en las subastas prestigiosas del mundo de las artes, Christie’s incluida.

Las cuitas, triunfos y desavenencias de la familia Roulin, las contaré en detalle en el próximo post, de momento concluyo que, en 1895, a cinco años de la muerte que sorprendió a Vincent van Gogh sin lograr vender sus cuadros en vida, el exitoso tratante de pintura y galerista francés, Ambroise Vollard, que presumía ya, el valor de los impresionistas y cubistas, visitó a Roulin en su casa y le presenta una propuesta a manera de oferta.

Nuestro «cartero» sufría de una crisis del nervio ciático que le inmoviliza, y le privaba de recibir dinero adicional repartiendo telegramas. El pobre hombre, presionado por las necesidades, acepta la venta de los seis retratos que conservaba y un lienzo de flores malvas en un jarrón, todos ellos incluidos, por 450 francos. Menudo negocio este en verdad.


Sobre la familia Roulin, contare sus cuitas y peripecias en mi próximo post, una prosa elegante y decorada para los adultos y un lenguaje comprensible para los niños. Soy consciente, dada mi privilegiada relación afectiva con Dylan, mi único nieto, que los niños pequeños entienden pon instinto la obra de van Gogh y ellos deben ser tenidos en cuenta. El arte no se enseña, no se adquiere, el arte se lleva dentro y se incorpora temprano en la vida junto a la acuarela de percepciones estética que los niños asimilan a lo largo de su desarrollo.

Dylan espera desde ya por la historia de la familia Roulin, y la tendrá pronto entre sus manos, como cuaderno de dibujo, el que sumamos y ya compartiremos con todos sus amiguitos. Bendiciones para todos nuestros niños, para ellos luchamos por mantener nuestro verde y azul Planeta.

#LoRealMaravilloso


9 respuestas a “Soñemos un paraíso, con costa al mediterráneo: Arlés.

  1. Excelente narración de esa última etapa de ka vida de Vicent van Gogh, en lo personal sus paletas en amarillo, verde y azul me gustan mucho. Espero con ansias la historia de la familia del cartero

    Le gusta a 1 persona

  2. Voy como un ciego o alguien, con visión miasténica, pero, cogido de la mano , de un amigo/vecino, q me guía como un lazarillo, a través del pequeño poblado de Arlés, en la costa mediterránea del Sur de Francia y es que hemos caminado ya todos sus vericuetos, tantas veces, desde el Hotel-restaurant Carrel, hasta el Café de Nuit, que desde la Casa Amarilla, puedo salir a explorar y buscar restos de construcciones antiguas, construidas antes de Cristo, que pueden catalogarse como tesoros, lógicamente, infiero, que no serán similares, a los qué encontraremos próximamente en Ciego de Ávila, y seguro se publicarán, a su debido tiempo en lo RealMaravilloso. Espero con ansias la continuidad de los apasionados e interesante temas de : Tesoros y Oro.

    Le gusta a 1 persona

  3. Vi que hay lectoras y lectores de tu blog, unos esperando la historia del Cartero y otros como yo, solicitando temas de Tesoros y Oro, así van sucediéndose, diferentes solicitudes de los múltiples fans a lo RealMaravilloso, pensemos, que somos muchos picherts y hay un sólo cachert y estamos haciendo, lo que en un momento critiqué, a través de una sátira, q decía: A “Manolete” no lo mató en Linares (28/8/2947) el toro Islero, en su cornada, por en el muslo derecho, en el fatídico triángulo de Scarpa, rompiéndole la safena y la femoral. A “Manolete” lo mataron sus fans, pidiéndole cada día, que se acerara más y más y él personalmente, decía: que al público, había q darle, lo que pedía. Saquémos nuestras propias conclusiones. Sólo honremos a nuestro DrC, devenido en Manolete y esperemos pacientemente, hasta q salga, el pan del horno, jajajaja, pues, sin darnos cuenta, le pedimos cada día, más y más……no somos fans, somos peligrosos adictos a lo RealMaravilloso.

    Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s