La Giraldilla

Mi Dios, que osadía, voy a continuar nuestro blog con una foto que desde el punto de vista técnico niega todos los preceptos de la composición fotográfica, porque la imagen que en apariencia pretendo destacar, la afamada “Giraldilla”, aparece diminuta y lejana en el centro de nuestra foto.
Por favor, dame tiempo para explicarme y para ello te narro mi historia, una historia que mezcla tradición y leyenda y la hace mágica la realidad del entorno.
El Castillo de la Real Fuerza, construido en una fecha tan remota como 1539, es uno de los baluartes icónicos de La Habana colonial y de todas las Américas. Es sus orígenes el castillo fue habitado por el Capitán General de Cuba Hernando de Soto y su joven esposa doña Isabel de Bobadilla.
Cuenta la historia que Don Hernando, partió en misión militar hacia la península de La Florida, lugar del que nunca regresó por morir como consecuencia de una plaga. Mientras, su joven esposa Doña Isabel lo esperó durante largas horas por años enteros, en la torre de vigía de la atalaya del Castillo.
Aquella larga espera convirtió a Isabel en un personaje legendario, que oteaba el horizonte e intentaba descubrir, más allá del alcance de su vista, las naves que traerían a su esposo de regreso al hogar. Cuenta la historia que la desdichada tras larga espera murió, finalmente, de amor.
Años más tarde un artista habanero de origen canario, se inspiró en aquella mujer que era un símbolo de la fidelidad conyugal y la esperanza y esculpió en bronce una figura en su recuerdo. La pequeña estatua se conoce como la Giraldilla y bien pronto de se convirtió en el símbolo de la ciudad de La Habana, por tradición y por su historia, con matices de leyenda y fábula de amor.
Aunque la historia que te he contado resulta encantadora y se aviene bien con el realismo mágico de mis escrituras, te confieso que no creo en ella. Si observas bien, la actitud de la estatua es altanera y mira desafiante al cielo, mientras su túnica ajustada está rasgada hasta lo más alto el muslo derecho. A priori, esta actitud no corresponde con la imagen resignada de una mujer fiel abatida por la espera.

Creo desentrañar el secreto de nuestra Giraldilla, cuyo encanto rebasa con mucho la leyenda de amor que le dio vida y la mantiene esperando eternamente el retorno de su amado esposo. Siempre cubierta por el azul único de nuestro cielo, entre muros de piedras amarillo ocre de jaimanita, y floraciones de exultante rojos que mantienen su color durante todo el año. La Giraldilla es dama ilustre que debe su linaje noble, al distinguido séquito de historias, leyendas, y colores que siempre han acompañado su entorno.
Sin duda alguna está descripción justifica nuestra original composición fotográfica. ¿Compartes mis criterios?

 


2 respuestas a “La Giraldilla

  1. Interesante historia pero muy cierto que su actitud no es de la amante que espera…no estoy segura dónde, pero en España existe en algún lugar \»La Giralda\» quizás tenga algo que ver con la nuestra..seria bueno investigar

    Me gusta

  2. Interesante historia pero muy cierto que su actitud no es de la amante que espera…no estoy segura dónde, pero en España existe en algún lugar \»La Giralda\» quizás tenga algo que ver con la nuestra..seria bueno investigar

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s