Sonado atentado terrorista empaña rostro de la Mona Lisa.

Un hombre disfrazado lanzó una torta a la pintura de la Mona Lisa, un de las obras más famosas de Leonardo da Vinci, exhibida en el Museo de Louvre en París, Francia.
El atacante iba en silla de ruedas y llevaba peluca y mientras acometía el acto lanzó proclamas ecologistas “piensen en la Tierra”, gritaba mientras las autoridades lo retiraban de la sala.
La pintura no sufrió ningún daño, ya que la torta se estrelló contra el vidrio blindado que la protege.

Mona Lisa, Leonardo da Vinci, Museo de Louvre.

Luego del incidente, los empleados del museo limpiaron la crema del vidrio y el atacante fue llevado a una unidad psiquiátrica de la policía.

La Mona Lisa, es también famosa por múltiples atentados y agresiones que ha sufrido, y aclaro, ninguno tiene relación con los árabes, que suelen cargar con la responsabilidad de cuanto acto vandálico ocurre cuando el perpetuador se oculta o permanece a la sombra.

La Mona Lisa ha sufrido varios ataques al ser una de las obras más conocidas del mundo. El más reciente en el tiempo fue en 2009, cuando una turista rusa arrojó contra ella una taza de té. Una vez más salió indemne del ataque gracias a la mampara antibalas que la resguarda.

En el 1956 un hombre le lanzó ácido y otro le tiró una piedra y logró romper el cristal y causar daños a la pintura.

En 1974 se expuso en un museo de Tokio (Japón) y una mujer lo tiñó con un spray rojo, pero no dañó la pintura.

Pero sin duda, lo peor de todos los infortunios en su historia, fue el robo que sufrió en 1911 a manos del ex trabajador del Louvre, Vincenzo Peruggia.

Aquí te dejo el video, donde resulta imposible descifrar si la torta lanzada, era de fresa o chocolate, cuestión por la que habrá que preguntar a la victimada Mona Lisa.

#LoRealMaravilloso

https://www.volfredo.com/


8 respuestas a “Sonado atentado terrorista empaña rostro de la Mona Lisa.

  1. Jejé, a La Gioconda hay que verla de lejos, tras un cristal, en cambio a Los Esclavos de Miguel Ángel aunque no se deben tocar no pude evitarlo, y cómo no, me inspiraron.
    Yo toqué a un esclavo, su piel lisa y fría no se rebelaba a la caricia.
    Lo toqué con los ojos cerrados buscando un susurro.
    Toqué su lomo y su brazo que eran tan débiles cuando niño ante el Templo de Pietas.
    Yo toqué un esclavo en el Louvre y soñé que lo besaba.
    Gracias Miguel Ángel.
    ER

    Le gusta a 1 persona

    1. Hay que diferencias a los ecologistas racionales, de los exaltados, que las más de las veces asumen posiciones que deshacen en segundos el esfuerzo de los primeros y titan todo su accionar por tierra.

      Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s